Diseño

Ocho soluciones para energía gratuita en 2010.

Pin
Send
Share
Send
Send


DR

El agua, el sol y el aire son fuentes de energía limpia y casi de uso gratuito. Resumen de posibles soluciones para la casa ...

1. El viento: la fuerza del viento.

Obtener electricidad usando el viento es lo que puede hacer una turbina eólica. Además de los parques eólicos, cada vez más numerosos, hechos para la producción en masa, los individuos también pueden instalar su sistema: se les llama pequeños aerogeneradores. La potencia de estas instalaciones varía de 0,1 a 20 kW. La energía producida se utiliza para alimentar un edificio aislado o puede revenderse. Cuente entre 10.000 y 40.000 euros según la potencia y la tecnología, pero existe ayuda financiera.

Las ventajas: La energía eólica es una energía renovable y no contaminante. Permite, si se encuentra en una zona de desarrollo eólico, beneficiarse de la obligación de compra de electricidad de EDF. Pero cuidado, el ganso que pone huevos de oro puede ser menos gratificante con el paso de los años.

2. Solar fotovoltaica: cuando los rayos producen electricidad.

Con la energía solar fotovoltaica, es posible producir electricidad a través de la energía solar. Para esto, instalamos en el techo, o en un jardín, paneles solares que contienen celdas (semiconductores). Estos capturarán los rayos y liberarán electrones que producirán una corriente eléctrica continua. Un inversor lo transformará en corriente alterna, consumible por los electrodomésticos de la casa, o reinyectado en la red, y EDF tendrá la obligación de comprar la electricidad.

Las ventajas: por entre 8000 y 20000 euros (se otorgan ayudas), podrá producir una energía que consumirá o revenderá, lo que le permite amortizar los costos de instalación. Se reduce el mantenimiento y la vida útil de una instalación de varias decenas de años. Sin embargo, tenga cuidado con la compra por parte de EDF, cuyas reglas podrían ser menos ventajosas en el futuro.

3. Solar térmica: agua caliente gratuita.

El sol también se puede utilizar para producir agua caliente (CESI o calentador de agua solar individual), pero también para calefacción (SSC o sistema solar combinado). Gracias a los colectores solares térmicos instalados en el techo, la energía se almacena y difunde mediante un piso calentado o por un tanque de almacenamiento. Este sistema está asociado con un sistema de respaldo para calefacción. Cuente entre 4000 y 8000 euros para un CESI.

Las ventajas: un sistema solar combinado puede cubrir de 20 a 40% de las necesidades. Existen varios tipos de sensores que se adaptan a todas las necesidades y se integran bien.

4. La madera: una fuente de calor renovable.

Vuelve con fuerza, y esto se explica: la madera es una materia prima renovable, utilizada hoy en día para calentar en varias formas: leña, plaquetas, pellets. Cerrado, inserto, estufa, caldera, existen muchas soluciones, con rendimiento variable. Una chimenea abierta, por ejemplo, tiene un rendimiento de menos del 10%, mientras que una estufa puede alcanzar el 85%.

Las ventajas: la gran variedad de soluciones que ofrece el uso de la madera como combustible. Además, la madera sigue siendo un material barato en comparación con otras fuentes de energía.

5. Bomba de calor: cuando el aire exterior calienta la casa.

El aire es una reserva inagotable de energía libre. Usarla para calentar la casa en el invierno y enfriarla en el verano es una posibilidad que ofrece una bomba de calor (PAC) aire / aire o aire / agua, cada vez más generalizada. Así, según AFPA (asociación francesa para PAC), de los 152 510 PAC vendidos en 2008, 133 080 utilizaron aerotermia. En verano, si su PAC es reversible, podrá renovar gracias a su alojamiento.

Las ventajas: adaptable a cualquier situación (apartamento o casa unifamiliar), la bomba de calor de fuente de aire es fácil de instalar en versión monobloque y también está disponible en dos módulos separados.

6. Energía geotérmica: recursos inagotables bajo nuestros pies.

La energía geotérmica consiste en recuperar el calor del sótano y utilizarlo para calentar una casa. Esto se hace usando bombas de chalezur (PAC) conectadas a un sistema de recolección externo. Se lleva a cabo horizontalmente con sensores enterrados a profundidades poco profundas (0,6 ma 1,2 m), o verticalmente (un pozo a varias decenas de metros). En el primer caso, la superficie de captura debe ser de 1.5 a 2 veces mayor que para ser calentada.

Las ventajas: las bombas de calor geotérmicas pueden recuperar del 60 al 70% de la energía libre y proporcionar un alto rendimiento. Ambos sistemas de captura pueden adaptarse a la superficie disponible.

7. Agua: manantiales de calor del sótano.

El agua subterránea es otra fuente gratuita de energía. Es posible usarlos para calentar una casa, incluso si este sistema es más frecuente en el sector terciario. El flujo debe ser suficiente para asegurar la producción. Para la instalación, se realizan una o dos perforaciones según el modo de descarga de agua (superficie o en el nivel freático original), que permiten la conexión a una bomba de calor (PAC).

Las ventajas: los acuíferos subterráneos varían muy poco en temperatura, lo que garantiza un buen rendimiento en las bombas de calor. El agua utilizada es gratuita y reinyectada en la naturaleza.

8. Pozo canadiense: calentar, enfriar y ventilar naturalmente

A dos metros de profundidad, la temperatura es notablemente estable: entre 10 y 15 ° C, durante todo el año. Gracias al pozo canadiense o al pozo provenzal, es posible aprovechar esta temperatura suave para calentar una casa en invierno y enfriarla en verano.

Para esto, se instala un terminal de admisión de aire en el jardín y se conecta a una tubería subterránea poco profunda. Calentado o enfriado, el aire que pasa en esta tubería se distribuye en la carcasa mediante una ventilación de flujo simple o doble. Sin embargo, prefieren construir más que la renovación.

Las ventajas: el pozo canadiense es ecológico, económico porque no es muy eficiente energéticamente, económico (entre 2000 y 3000 euros, excluyendo los costos de instalación). Además, evita la instalación de un aire acondicionado y reduce la necesidad de calefacción.

Pin
Send
Share
Send
Send